Acceso miembrosAccede a tu cuenta o Regístreseregístrate para participar más activamente.
 
Barricada-Flechas Cardinales
 
Sello: Warner Music

Es inevitable a la hora de hablar sobre este disco de Barricada el contextualizar sus temas en el momento de cambio surgido en el seno de esta mítica banda. Quitémonoslo cuanto antes: Flechas Cardinales es el primer trabajo de Barricada desde que a finales del año pasado El Drogas abandonara la formación. La discrepancia de opiniones parece tener su base en las ganas de los otros tres miembros de seguir grabando y girando, y en el otro lado las incompatibles ganas de Enrique Villarreal de continuar explorando nuevas vías durante algún tiempo –principalmente desde la segunda venida a la Tierra de Txarrena, con la que ha girado los últimos meses tras editar su segundo disco y recoger su experiencia en un álbum en directo.

Las bajas en las filas de un grupo siempre duelen. En este caso por partida triple. Duelen más las rupturas para el público cuando el que se va es cantante de buena parte de los temas de la banda, y las heridas se agudizan si éste lleva 30 años en la familia de Barricada, desde su origen. En el caso de Barricada, es innegable admitir que además Enrique era la cara mñas visible del grupo. El Drogas es carne de lentejuelas, de disfraces, del espectáculo puro y duro sobre las tablas, y culpable de que las declaraciones de Barricada fueran casi poesía.

Sin embargo, Barricada siempre ha sido una piña, una banda de rocanrol –cómo no serlo, ellos inventaron el término-, y tanto Boni como Alfredo dejaban hacer al carisma de El Drogas desde un aceptado segundo plano frente al público, no tan iluminados por los focos pero con una importancia vital en la banda. Boni lleva en Barricada desde el principio de ésta, en 1982. Y Naranjito aún era fruta en buen estado cuando Alfredo se incorporó al grupo apenas dos años después. Ellos son tan responsables de Barricada tal y como la conocemos como lo es su hijo pródigo.  El tercero en discordia es Ibi, que cumple ya diez años en la formación y que pese a no firmar ningún tema es símbolo de la nueva juventud vivida en los últimos años por Barricada, y hace que la situación actual sea la salida de un miembro de un grupo que conserva a la mayoría de sus miembros, y no la escisión de una banda.

El Drogas abandona Barricada en Diciembre, y en Enero y Febrero se graba este disco que ya tenemos entre manos. Esto no es fruto de una premura en su lanzamiento, sino de que Boni y Alfredo tenían los deberes hechos durante el último año, y no les costó recopilar la colección de temas que podrían grabar. La mejor forma para que éstos no perdieran el norte tras la salida del Drogas era concentrarse en construir estas flechas cardinales. Contar con un gran productor en el sótano de casa como es Iker Piedrafita simplifica mucho las cosas. Iker es hijo de Alfredo, además de líder de Dikers y productor de infinidad de buenos discos de rock estatal en los últimos años, entre ellos el anterior disco de Barricada. Iker ha sido capaz de captar el sonido más clásico de Barricada y modernizarlo con efectos y riffs impropios de los primeros años del grupo. Escuchamos elementos que nos recuerdan a U2, a Bon Jovi… y pese a todo son Barricada.

Las letras de este nuevo disco están a un altísimo nivel, muy en la línea de lo que hasta ahora hicieron. Y en cuanto a cantar se refiere, Boni se ha hecho rápidamente a las voces –varios de los temas más populares de la banda siempre llevaron su voz-, y Alfredo –cuya entonanción me recuerda a una versión algo más grave de su hijo- canta también en un par de temas que podrían ser más (Como el Invierno y La Balanza). El contraste con el que las voces de Boni y El Drogas siempre jugaron se ve ahora suplido por el contrapunto de unos coros más grupales y de nuevas guitarras que dan fuerza a los estribillos.  Para romper con la monotonía cuentan por primera vez con colaboraciones en un trabajo de Barricada: Iker canta en Remiendos –en cuya letra leo entre líneas, quizás sin tener yo razón, mensajes sobre la salida de El Drogas-, y Kutxi Romero lo hace en La Balanza. Ambos co-firman estos temas, compuestos a medias. De hecho en el tema que canta Kutxi no hace falta esperar a escuchar su voz para intuir la rúbrica en sus palabras del líder de Marea.

Donde en la Tierra está Sorda encontrábamos un disco conceptual, de temas estrechamente ligados, en este disco encontramos una amplia gama de canciones que son grandes por sí mismas. Algunas de ellas están muy en la línea de los clásicos de Barricada, buscando estribillos con pegada, coreables y recordables: Punto de Mira o Hasta Diez son ejemplos de ello. Otros temas son buena muestra de la antología más reciente de Barricada: En lo más pequeño o Remiendos son el estandarte de este estilo. También hay lugar para los medios tiempos, en Como el Invierno e Imán, siguiendo la vírgula sosegada siempre presente en su repertorio y más aún tras la buena calada de su vertiente más acústica consolidada en el disco Mordiscos. También hay momentos más frescos, algo más propios de otras bandas de rock estatal que de Barricada, en animados temas como Rugir y Morder o La Balanza, que funcionarán a la perfección en vivo.

Es tortuoso presagiar cómo afectarán los cambios en la formación de Barricada al apoyo por parte de un público como es el del rock and roll en el que la actitud, convicciones y el corazón cuentan muchas veces tanto como el propio sonido. Pero sin duda en el aspecto meramente musical Flechas Cardinales es un gran disco, en mi opinión probablemente uno de los mejores rubricados por Barricada hasta el momento. Habrá que ver como esta nueva Barricada 2.0 se levanta sobre el escenario, del que el Drogas era el rey. Hoy mismo estos Barricada prácticamente se desvirgan en el Viña Rock: esperemos sean capaces de suplir las ausencias tan bien como en el parapeto del estudio de grabación. Y sobre todo esperemos que bien con la formación actual o con el regreso del Drogas la historia continúe -cuatro cabezas siempre piensan mejor que tres, y mejor aún si una es la de Enrique. Que continúe por muchos lustros erigida la Barricada y su forma de hacer rock and roll, su humildad, su profesionalidad, su honestidad, su sano ambiente y su capacidad para crear himnos generacionales. Como dijo Kutxi Romero, quien no quiere a los Barri no quiere ni a su madre.
Contenido envíado por Héctor Mainar

Comentarios

Rubo - 21 de mayo de 2012
Excelente artículo! Estoy completamente de acuerdo en todo. Aunque a alguno le pueda sorprender yo también creo que es uno de sus mejores discos, los temas se te clavan y no te cansas de oirlos. Es que de los 13 temas hay por lo menos 10 que podrían ser singles perfectamente. La producción es soberbia, el sonido es inmejorable y los coros han quedado de vicio. Me intriga saber por qué Alfredo no ha cantado muchos mas temas en todos estos años la verdad. Sinceramente tras la salida de El Drogas no esperaba un discazo así.

Salvaje mirar - 07 de septiembre de 2012
Pues alfredo no ha cantado mas temas porque no tiene ni idea de cantar, sobre todo en directo cuando canta alguno de los temas del Drogas se le ve el carton, que se dedique a lo que sabe hacer y muy bien que es tocar la guitarra. Para las voces ya esta el Boni en un estado vocal esplendido , sobre todo comparado con los ultimos tiempos que andaba mas quemado , me imagino que habra dejado de fumar y se cuidara mas. Simpre me gusto mas ese tono de voz que el del Drogas aunque sin duda la voz carismatica de este grupo era Don Enrique Villarreal


¡Opina sobre esto!
¡Guardar mi comentario!
 
 
Feed RSS de Noticias de Rock
Páginas amigas
TodoRock Insonoro MareaRock Maskerock Manerasdevivir