Rock estatal y sus noticias

Extremoduro en Zaragoza-14 de Octubre

 
 
Acceso miembrosAccede a tu cuenta o Regístreseregístrate para participar más activamente.
 
Extremoduro en Zaragoza-14 de Octubre

Extremoduro en Zaragoza-14 de Octubre

21 de octubre de 2004 - Crónica de concierto  -  Comentarios 0 comentarios
Comparte Compartir en Twitter Compartir en Facebook
 
Con algo de retraso con el fin de que las largas filas de la entrada desapareciesen y todos los asistentes al concierto pudieran acceder al recinto, a las 10.30 una figura oscura se acerca al escenario, cubierto por una túnica de fraile. Los diferentes focos van iluminando sucesivamente a los miembros del grupo, que aparecen en escena de uno en uno y comenzando fuertes con sus instrumentos. Finalmente, ante una gran ovación, Robe aparece en el centro del escenario, con su habitual falda y sin camiseta, comienza a entonar los primeros versos de “Cabezabajo”, canción que tras un gran aplauso es seguida por “No me calientes que me hundo”, donde Uoho se destacaba como torbellino humano en el grupo en sus continuas vueltas por el escenario. Acompañados de un pabellón de aplausos al unísono, comienza la siguiente canción, “Papel Secante”, que da paso a “Golfa”, canción en la cual desde mi posición escuchaba más al entregado y abundante público que a Robe, con un pabellón que si en un principio no parecía fuera a llenarse en esos momentos estaba a rebosar.

http://arena.red32.net/~rockthun/minis/extremo_pilar_13.jpg


En un duelo del bajo contra la guitarra comienza el siguiente tema, con un amplio paseo de Uoho incluido en el mismo, para al concluir incitar al público gritando “Parece mentira que estéis de fiesta, hostia”. El concierto ganaba poco a poco, y tras un tema más sonó “La vereda de la puerta de atrás”, que fue extraordinariamente acogida por el público, al que se oía sobremanera. Tras este tema, el pabellón comenzó a gritar “Ole Maños, olé!” al unísono, y pronto se quedó callado al escuchar las primeras notas de “Pedrá”, un tema ante el cual, si bien sabíamos muchos que sonaría, pues en esta gira lo está haciendo en numerosas ciudades, no pudo evitar un cierto momento de éxtasis al escuchar una versión del tema que superó el cuarto de hora, en el cual los Extremoduro se lucieron, pero el sonido no tanto. El sonido, pese a no ser excesivamente malo, indudablemente en algunos momentos no llegó a estar a la altura que un grupo como Extremoduro merece. Pese a ello el grupo derrochó energía, y tuvo una muy buena puesta de escena en este tema, con Robe en una esquina del escenario y Uoho en la otra alumbrados por los cañones de luz, con el resto del pabellón a oscuras. Si bien hemos dicho que el sonido de este evento no fue el más adecuado, hemos de reconocer que el juego de luces estaba cuidado a la perfección, subiendo puntos en la nota de un concierto en el que Robe se mostró muy distante del público, pronunciando apenas cuatro o cinco frases en las dos horas y media que duró el concierto. No obstante, aún así la gran mayoría del público estaba disfrutando plenamente del concierto, y cuando tras Pedrá sonó Standby se pudo apreciar el orgasmo auditivo experimentado por la marea humana que ocupaba la parte baja del pabellón, convertida ahora en un discreto mar de mecheros durante el inicio de la canción.

http://arena.red32.net/~rockthun/minis/extremo_pilar_12.jpg



Tras otro tema, suena Deltoya, y sin decir nada, tras sólo 45 minutos de concierto, los Extremoduro desaparecen del escenario, sonando entonces “La casa por el Tejado”, de Fito & Fitipaldis, a la que siguen unas cuantas canciones durante 15 minutos de pausa, que el público aprovecha para acudir masivamente a las barras a por algo de bebida (sin cubitos, eso sí, por motivos de seguridad, pues serían el arma más peligrosa que pudiera haber en el pabellón tras el cacheo previo al que cada asistente se vio sometido en la entrada). La pausa comenzaba a romper el ritmo del concierto, aburriendo algo al personal allí congregado, pero a su regreso supieron captar al público con algunos de sus temas más conocidos, sonando en primer lugar “Jesucristo García” y “Que sonrisa tan rara”. Sonaron también en esta segunda mitad del concierto “Extinción”, “Los Tengo Todos”, “Quemando mis recuerdos” y “Pepe Botika”. Llega otro de los temas clave del repertorio del grupo, "So Payaso", a cuyo fin, entre aplausos, Uoho se sienta al borde del escenario para tocar “Los camellos no me fían”, a la que sigue “Prometeo”. El público estaba metido de nuevo plenamente en el concierto, y gracias a eso el ambiente en “A Fuego” y “Salir” fue espectacular, lo cual haría que la banda fuera contenta hacia el descanso, tras el cual salió con nuevas fuerzas para otros dos temas clave que pusieron la guinda a un concierto bastante aceptable, en el que, repetimos, se echó en falta más comunicación por parte de Robe. Esos dos temas con los que el concierto cerró fueron “Puta” y “Ama, ama y ensancha el alma”, tras el cual Robe desapareció del escenario y Uoho tomó, como ya es habitual, el control del escenario, con carreras algo más discretas que en otras ocasiones pero con su particular estilo a la hora de cerrar los conciertos a golpe de guitarra que hacen de Uoho la segunda cabeza visible de Extremoduro, con una sobrada personalidad y actitud a la hora de subirse en un escenario.

http://arena.red32.net/~rockthun/minis/extremo_pilar_04.jpg

Contenido envíado por Héctor Mainar

Comentarios


¡Opina sobre esto!
¡Guardar mi comentario!
 
 
Feed RSS de Noticias de Rock
Páginas amigas
TodoRock Insonoro MareaRock Maskerock Manerasdevivir