Rock estatal y sus noticias
Es sólo una canción, y me siento mejor...
Rosendo
 
 
Acceso miembrosAccede a tu cuenta o Regístreseregístrate para participar más activamente.
 

Joe Kabeza

Rock & Roll
Barcelona

Biografía:

En una fría mañana de enero de 1993, dos niñatos mocosos del barrio de La Verneda de Barcelona recibían las notas de evaluación del primer trimestre de COU: desastrosas. L´Institut d´Ensenyament Secundària Salvador Seguí podía avergonzarse de tener dos ceros a la izquierda.

Anclados en la ponzoña, José Ramón Royo y Jaime Méndez veían pasar las clases siendo esquivados por el resto de compañeros y, por supuesto, del resto de compañeras. Saltaba a la vista que no eran guapos, no tenían un atractivo especial, no tenían futuro y, si se lo proponían, podían llegar a ser extraordinariamente antipáticos. Crecían además rodeados de cuestionables modelos de autoridad, como su profesor de Educación Física Olaf Pla, quien en su día ya apareciera en el vídeo de Barcelona Ciudad de los Trogloditas. Fue el propio Olaf el que años antes les había brindado la posibilidad de conocer a Loquillo y a Moisés Sorolla (Rebeldes), por lo que todo parecía inclinarse del mismo lado de la balanza. El fracaso académico fue la gota que colmó el vaso, de manera que nuestros indeseables tomaron una decisión: serían estrellas del rock´n´roll (o trabajarían en una verdulería cualquiera, una de dos).

Lamentablemente, las notas mejoraron y el fulgurante deseo se fue difuminando. Acabaron sus estudios de secundaria y, por un momento, pensaron que llegarían a ser personas normales, personas como el resto, ...gente corriente.

Pero nada más lejos de la realidad. En 1996 acababa la brillante carrera militar del marinero Méndez en la Armada Española, y nuestros patéticos personajes se miraron y notificaron que nada había cambiado. El proyecto Joe Kabeza estaba en marcha.



El Reclutamiento



Hacía falta dinero sí, pero también hacía falta gente. Lo que hubieran hecho personas capacitadas y con dos dedos de frente sería poner un anuncio buscando músicos contrastados para montar una buena banda. Txerra y Méndez eran especiales, y optaron por quedar con sus amigotes. No tenían ni idea de música, pero tras no pocas cervezas Israel Rodríguez y Álex Morente –otras dos perlas del Salvador Seguí- dieron el “sí” a un sueño.

Y comenzaron los ensayos. Alquilando locales en Poble Nou se dieron cuenta de que había mucho trabajo por hacer. Los inicios fueron difíciles, y no se sabe cómo tuvieron la oportunidad de debutar ante el gran público en marzo de 1997 en el Centre Cívic de Sant Martí. Un concierto que pocos recuerdan y muchos desean olvidar. No obstante fue un comienzo, y aunque la cosa no sonaba del todo bien habían muchas ganas de hacerse notar.



Y sin embargo, Risi



A estas alturas la banda había compuesto un interminable número de canciones, pero pocas eran suficientemente buenas para trascender. Sin embargo, aquella misma primavera murió Pepe Risi, y los cuatro héroes se conjuraron para componer una pieza digna de su memoria. En septiembre apareció “Se paró el corazón, Negrita” y supuso un salto de calidad determinante. Tanto, que de hecho creyeron haber plagiado accidentalmente algún éxito de los Rolling Stones (durante semanas estuvieron revisando la discografía de los británicos para asegurarse de que Negrita era creación propia). Se puede decir que a partir de entonces, la peor banda de rock de la historia entraba en los circuitos de la música urbana.

Los conciertos iban llegando con cuentagotas, pero llegaban. Los Kabeza supieron entonces que el asunto empezaba a ir en serio y en septiembre de 1998 tiraron la casa por la ventana para grabar una primera maqueta que muy pocos tienen y ahora muy solicitada por la masa de fans. Grabado en La Báscula, el CD contenía por fin -entre sus cuatro tracks- el homenaje que Risi merecía.



El Rodaje



La maqueta les sirvió para abrir muchas puertas. ¿Todas?...¡No!. En su propio barrio la banda era bastante evitada. Quizás porque el entorno del momento no estaba preparado para una explosión de rock´n´roll, o quizás porque nuestros angelitos acostumbraban a subir al escenario drenando indecentes cantidades de cerveza y otros alcoholáceos que sus tiernos cuerpecillos eran incapaces de asimilar sin una brutal pérdida de masa neuronal, haciendo inviable que dieran pie con bola. La cuestión es que nunca han sido profetas en su tierra y, a pesar de los esfuerzos de aliados como Toni –del Centre Cívic-, fueron oficiosamente vetados del circuito de grupos noveles Interrock porque su música no era “muy innovadora”. La coordinadora Interrock acabó cayendo por su propio peso y los Kabeza lo lamentaron muchísimo.

Fuera del barrio la cosa era muy distinta. Se les pudo ver en Cornellá, en L´Hospitalet, visitaron pequeños clubs de Barcelona e incluso deleitaron a público de Mataró, donde la banda consiguió un segundo premio en categoría de grupo novel en el Festival Cirera Rock de 1999. Había que grabar un disco, y había que hacerlo de verdad.



Grabamos el primer elepé!



En abril del 2000 Joe Kabeza por fin dispone de un local propio, muy cerca del pabellón del Joventut. Efectivamente se instalan en Badalona, una ciudad que les ha sido propicia y donde se han sentido como en casa. Los Kabeza empezaban a sonar como una propuesta seria para todo buen seguidor del rock´n´roll. Se dan a conocer en Vertical, ofreciendo un concierto en el que era por aquel entonces el club oficial de Loquillo y Trogloditas. Esta actuación les da la oportunidad de conocer otras bandas metidas en este meollo, como Desbocados o Los Malditos.

De este modo, se lo acaban creyendo y la euforia les empuja a grabar un contundente disco. Sin embargo, en el estudio las cosas no son como parece y hay mucho que mejorar. Todo esto se evidencia en otro mítico concierto en el Carmel, ofrecido durante los días de grabación. La peor banda del planeta de nuevo apareció etílicamente sobre un escenario y la embriaguez de Álex le inhabilitó por completo para tocar la guitarra. Álex debió tomar una dura decisión: o dejaba la guitarra, o dejaba de beber.



Nuevo miembro



Jesús Morales vio el anuncio y se diría que le interesó. Tras una dura prueba de selección fue aceptado como quinto Kabeza y pronto se adaptó a la banda. Los conciertos aumentaban en número y en calidad, y la llegada de un nuevo guitarra le dio a su música un toque de frescura y consistencia. Por otra parte, el disco acaba contando con un par de cameos de Micky Forteza-Rey (C-Pillos, Escalones) y se termina brillantemente. Entre sus canciones se pueden encontrar auténticos manifiestos de desidia, como Fuera de Lugar, que revelaba la línea filosófica del grupo. De la misma manera, le dan rienda suelta a su aspecto poco formal con la (auto)parodia de las actitudes machistas en Baila para mí, con un ritmo trepidante. En el aspecto musical destacan los diálogos entre voz solista y guitarras en De fiesta, al más puro estilo del Should I stay or should I go de los Clash; una ruborizante Todo es para ti, inspirada claramente en Las sombras del autocine de los Trogloditas; y otro futuro hit, El Lado Oscuro, que inicia con una rabiosa batería acelerando los tempos del Let´s Twist Again de Chubby Checker. Increíblemente ninguna discográfica se moja para editarlo. De todas maneras, el CD se mueve y el nombre de Joe Kabeza va pasando de mano en mano por dueños de bares y organizadores de festivales seguidos de un “éstos son buenos”. Llegaron a tocar incluso hasta en Córdoba, ante trescientas personas en un festival que les hizo coincidir con Alaire –antiguos Vizio-, una banda que desde entonces ha sido de gran influencia para Joe Kabeza.



Conciertos, conciertos, conciertos



A partir de ahí todo fueron sesiones magistrales. En los años 2001 y 2002 Joe Kabeza se ha dejado caer por infinidad de sitios: Vertical, Motorrock Café, El Último Tren, Fiestas de Sants, Ceferino, Mephisto, Fiestas de Sant Adrià del Besòs, y un largo etcétera. Participaron en una gran cantidad de concursos, sin llegar a ganar ninguno –por supuesto-, ya que por algo se autodenominan “la peor banda del planeta”. De todas formas, en uno de estos festivales fueron invitados a grabar una canción para un recopilatorio de nuevos talentos en la primavera del 2003, lo que supuso la vuelta a los estudios. Los Kabeza grabaron la sexual No quieras dormir y lo hicieron en unas cuantas horas de una resacosa mañana de sábado –duras horas para grabar-. Eran buenos tiempos y de concierto en concierto Joe Kabeza veía cómo se hacía un hueco en el panorama musical.



De paseo por el desierto



Sin embargo el 2003 acaba con una sequía notable de conciertos. Las obligaciones paternales de Xus le imposibilitaban a asistir regularmente a los ensayos, y durante la primavera del 2004 la banda se teme lo peor. Xus anuncia su retirada horas antes de un concierto homenaje a la Familia Real convocado por Esquerra Republicana de Catalunya, en la víspera del enlace nupcial entre Su Alteza y Letizia de España.

Joe Kabeza actúa en los siguientes conciertos con una sola guitarra, y aparentemente la baja de Xus podrá ser paliada sin demasiadas dificultades. No obstante, el problema crece, porque otro miembro del grupo empieza a evidenciar los mismos síntomas de cansancio.



Grabamos el segundo elepé!



La banda hace una huída hacia delante y decide grabar el segundo álbum. La concatenación de incidentes en principio improbables hizo pensar a los Kabeza que algún personaje maligno les estaría deseando los peores sufrimientos a través de los rituales de la santería, pero aún así, la banda consigue acuñar un CD imprescindible para el amante de la belleza y lo exquisito. El álbum contiene diez poderosas razones para ser escuchado: para empezar, el tremendo inicio de soul acelerado –algún día tendremos que escucharlo con sección de metales- de No te va a gustar; el poderoso punk-rock de En cualquier barra de bar; el futuro clásico Al amanecer, que se acerca hasta casi quemarse al Qué hace una chica como tú en un sitio como éste, de Burning; y las joyas de la corona, las versiones eléctrica y acústica –con armónica de Pep Cabrero, que acaba de dejar Desbocados para incorporarse a los Rock Runners- de Lágrimas en el rock’n’roll, excepcionalmente parecida al Blues del Sur de Maldito Llobregat (jamás sabremos a ciencia cierta cuál es plagio de cuál).

En el CD aparece Xus como guitarrista invitado, que en un alarde de infortunio ha conseguido permanecer casi cuatro años en una banda de rock’n’roll sin lograr grabar oficialmente como miembro del grupo en una banda con dos CD’s en su discografía. Por otra parte, el excelente resultado de este segundo trabajo no hubiera sido tan contundente sin la presencia de Sergio Maldito, asimilado como Kabeza durante la grabación del mismo y durante todos los conciertos de la Barcelona-L’Hospitalet World Tour 2004.

Con el CD en la mano lo que parecía un mal augurio acaba siendo una realidad. Álex ya no vuelve a los ensayos y en enero anuncia su retirada.



¿Joe Kabeza?



En menos de seis meses la banda queda al 60% y ha perdido además a su “Front Man”. Los tres supervivientes asumen que su pobreza técnica les impedirá salir adelante como trío y se encierran para continuar con lo único que saben hacer: la banda compone un nuevo juego de canciones ciertamente destacables que van a ser la tercera vida de Joe Kabeza.

Con la banda salvada, los tres héroes de la revolución se plantean entonces un cambio de nombre. La coletilla de “y los que beben cerveza” hace ya tiempo que se ha perdido, porque tenían que ser coherentes: las noches de fin de semana les habían descubierto como auténticos entusiastas del ron con cola y del Gin-tonic. Sin embargo, lo que ahora se debatía era un cambio radical para encuadrar a la gente nueva que tenía que venir.

Gracias a los pocos momentos de lucidez, la banda no pasa a llamarse Dinamo de Kiev ni Ladilla Virgen, tal y como se propuso. Finalmente el tiempo pasa, y guitarrista, bajo y batería coinciden en que Joe Kabeza es el nombre de un proyecto que va más allá de las personas y de lo tangible en este plano del universo. Joe Kabeza seguirá siendo el nombre.



Sin enchufe



Irene Hernández, productora y directora del programa Sin Enchufe, no acababa de encontrar una emisora de radio que hospedase su programa. En su lucha con el mundo, había conocido recientemente a una chica de Santander que se ganaba la vida vendiendo camisetas de los Ramones y muñequeras de cuero con tachuelas, y descubrió que no cantaba del todo mal El roce de tu cuerpo, de Platero y Tú. No lo dudó ni un segundo, y le presentó a una banda de rock’n’roll de La Verneda que buscaba cantante. En cuestión de semanas, Marta Belso, la “Noia”, pasa a ser la voz de Joe Kabeza.

Paralelamente, Pablo Fajardo (Pau) consideró que sus solos de guitarra eran cojonudos, y respondió a un anuncio que pedía a un guitarrista poderoso. Efectivamente lo era, y mientras la banda no daba crédito a que un personaje contestara con ganas a un anuncio pidiendo un guitarrista poderoso de solos cojonudos, el quinteto volvía a cerrarse en el calor del nuevo amanecer.

Sorprendentemente, la banda consigue en seguida un concierto en La Rulot para noviembre del 2005. Tocar en La Rulot después de nueve años de carrera proporciona a los Kabeza un reinicio glorioso para volver a la brecha y ofrecer actuaciones donde se les necesite. En este sentido, mucho han de agradecer a colaboradores en la sombra como Pau Guillamon y Karlillos, porque gracias a gente como ellos la banda se mantiene en forma concierto a concierto. Ni los propios miembros le sabrían decir a uno en cuántos sitios han tocado. Se conforman con saber que hay gente que agradece sus actuaciones, recordando cómo fueron desalojados por la policía en Hiperdespacio, o respondiendo que sí a la pregunta de si fueron ellos la banda que conmocionó los alrededores de Sabadell como invitados de honor de los Dragones del Vallés. Pero todavía hay mucho que contar y mucho que escribir, continuará ...

Discografía:

Joe Kabeza disponen de dos maquetas repletas de buenas canciones publicadas en los años 2.000 y 2.004

Contacto

Mr.Joe Kabeza (Managment)
 
Feed RSS de Noticias de Rock
Páginas amigas
TodoRock Insonoro MareaRock Maskerock Manerasdevivir